nov
09
2009

INICIO

 

La mas alta y única vocacion del médico

es la de restablecer la salud de las personas enfermas,

aquello que se ha denominado curar.

Chistian Samuel Hahnemann

La Homeopatía puede aportar una curación dulce, rapida y definitiva a la mayoria de las enfermedades agudas y crónicas que aquejan a los niños y adultos. El Doctor Jorge Barros médico colegiado en el Ilustre Colegio Medico de Madrid, nos propone un tratamiento a partir de los 23 años de experiencia en el ejercicio de la homeopatía, medicina ecologica por excelencia, utilizando productos naturales a dosis infinitesimales. El arte médico homeópatico puede dar muy buenos resultados en enfermedades crónicas, ya que cuenta con los medios para ayudar a la persona a cambiar el terreno que ha permitido a esas afecciones instalarse.

Dr. Christian Friedrich Samuel Hahnemann (10 Abril 1755 – 2 Julio 1843).

Médico Sabio desarrolador de la Ciencia Medica Homeópatica.

Homeopatia Madrid, homeopata niños madrid,

 

HOMEOPATÍA

 

 

Es un método terapéutico que se basa en administrar pequeñas dosis de sustancias medicamentosas para activar las propias defensas de nuestro organismo y llegar suavemente a la mejoría o curación de las enfermedades.

Aunque ésta técnica ya se usaba desde tiempos de Hipócrates, fue Samuel Hahnemann, quien, a finales del siglo XVIII, puso a punto la preparación y manera de administrar estos medicamentos.

En el estado español, al igual que en el resto de países de la Unión Europea, los productos homeopáticos son medicamentos regulados por el Ministerio de Sanidad y Consumo: (Real Decreto 2.208/94, de 16 de noviembre de 1994, publicado en el B.O.E. de 28 de noviembre de 1994)

 

Los medicamentos homeopáticos, como cualquier otro medicamento, son prescritos por médicos y dispensados por farmacéuticos. A tal efecto, los Licenciados en Medicina así como los Licenciados en Farmacia y Veterinaria pueden estudiar esta terapéutica a modo de Master o Especialista Universitario, incluidos en la formación postgrado, en varias facultades de Medicina y Colegios de Médicos del territorio Español.

Enfermedades susceptibles de ser tratadas con homeopatía.

La homeopatía es una herramienta terapéutica útil y eficaz en el tratamiento de todas las enfermedades, tanto agudas como crónicas: unas veces podrá alcanzarse la curación, otras ayudará a conseguir una mejoría importante y otras aliviará. Frecuentemente es el tratamiento de elección, especialmente en el embarazo, el bebé, el niño, en los pacientes polimedicados, así como en los ancianos.

Puede utilizarse de forma preventiva cuando existen factores de riesgo familiares y/o personales a padecer determinados tipos de enfermedades que se repiten con frecuencia.

 

Las enfermedades por las que se acude más asiduamente a la consulta del médico homeópata son:

-   Cefaleas, migrañas.

-   Afecciones respiratorias de origen bacteriano, vírico o alérgico.

-   Afecciones del aparato digestivo: aftas, gastritis, úlceras, colitis, ulcerosa, diarreas, estreñimiento, etc

-   Trastornos cardiocirculatorios: Hipertensión arterial, varices, úlceras,hemorroides, síndrome de Raynaud.

-  Enfermedades reumáticas.

-  Trastornos ginecológicos: dismenorreas, síndrome premenstrual, alteraciones del ciclo menstrual, menopausia.

-  Cistitis tanto agudas como de repetición. Problemas prostáticos, problemas urológicos.

-   Alteraciones dermatológicas: eczemas, urticarias, alergias solares, acné, forúnculos de repetición, herpes simple y zoster,  psoriasis, verrugas.

-   Problemas oftalmológicos.

-   Ansiedad, angustia, estrés, depresión, insomnio.

-   Cansancio, anemia, falta de energía.

Límites

 

Hay unos límites para el tratamiento homeopático y son los siguientes:

-   Enfermedades genéticas.

-  Enfermedades carenciales (si hay falta de vitaminas o minerales,     habrá que administarlos).

-   Procesos neoplásicos.

-   Procesos quirúrgicos.

-  Si bien en estas patologías no se puede asegurar una curación, sí     puede ser paliativa y coadyuvante, ayudando considerablemente al     organismo a reaccionar y responder mejor a la terapéutica clásica.

Base teórica

La medicina homeopática tiene dos peculiaridades que la hacen diferente de la terapéutica convencional que son el medicamento homeopático y la forma de prescribir el medicamento.

EL MEDICAMENTO HOMEOPÁTICO

Los medicamentos para uso Homeopático se preparan a partir de productos de origen vegetal, animal o de productos químicos ( minerales u orgánicos ). Se parte de tinturas madres para los productos solubles en agua o alcohol, y de trituraciones para aquellos productos que no son solubles en agua ni en alcohol. Durante su preparación, el medicamento Homeopático es sometido a un doble proceso:

Desconcentración progresiva

Se puede hacer al 1/10 o al 1/100

Los productos solubles en agua o en alcohol se desconcentran mediante una solución hidro-alcohólica, los insolubles ( previamente triturados ) se desconcentran mediante una trituración con lactosa. A partir de la 3ª desconcentración el producto se hace soluble y las siguientes desconcentraciónes se realizan ya con solución hidro-alcohólica. Se pueden realizar tantas desconcentraciones al 1/100 como se desee pero lo más frecuente es realizar hasta 30 desconcentraciones.

Agitación vigorosa


 

Después de cada desconcentración se procede a agitar fuertemente la solución. A este proceso se le llama ‘Dinamización’.

 

El proceso de dilución

 

La homeopatía define la potencia de sus remedios de acuerdo al número de diluciones: cuanto más diluidos estén, más potentes son. El proceso de dilución se llama potenciación. La potencia es un número entero, de modo que cuanto más alto sea el número, la dilución es mayor. 30×, por ejemplo, está más diluido (por lo tanto, de acuerdo con la homeopatía, es más potente) que 10×. Esto contrasta con la medicina convencional y la bioquímica, que dicen que cuanto más ingrediente activo esté presente en un medicamento más fuertes serán los efectos fisiológicos (positivos y negativos).

Algunos defensores de la homeopatía afirman que mientras las diluciones más bajas tienen mayor efecto fisiológico, las diluciones más altas presentan mayores efectos en el plano mental o emocional. Incluso los críticos están de acuerdo en que un mayor factor de dilución probablemente presenta ventajas a la hora de vender el preparado, puesto que asegura su inocuidad.

Gran parte de la controversia en torno a la homeopatía se centra en el mecanismo por el que actúan estas sustancias tan diluidas. Los críticos afirman que las preparaciones homeopáticas están tan diluidas que difícilmente pueden contener alguna cantidad de la sustancia diluida, esto es, no hay moléculas de la sustancia “activa” en las diluciones más “potentes”.


Metodología

Sabemos que toda sustancia farmacologicamente activa provoca en un individuo sano y sensible un conjunto de síntomas que son característicos de esa sustancia y que llamamos patogenesia .

Toda persona enferma presenta un cuadro clínico característico de su enfermedad y de su forma de enfermar. Hay una serie de síntomas y signos que caracterizan la enfermedad y que permiten hacer el diagnóstico nosológico. Pero además existen una serie de síntomas y signos que son característicos de su forma de enfermar y que quizás no presente otro enfermo con la misma enfermedad.

Para tratar a una persona enferma con un medicamento homeopático tenemos en cuenta tanto los síntomas característicos de la enfermedad como los síntomas particulares de la reacción del enfermo ante la enfermedad y le daremos aquel medicamento homeopático que experimentalmente sea capaz de provocar en un sujeto sano el conjunto de síntomas que presenta el enfermo.

El médico homeópata es decir aquel que habitualmente o preferentemente utiliza los medicamentos homeopáticos, ante una persona enferma, procede en primer lugar a realizar una historia clínica detallada, a explorar al enfermo y a pedir todas aquellas pruebas complementarias necesarias para llegar al diagnóstico de la enfermedad. Una vez hecho el diagnóstico y en función del cuadro clínico que presente el enfermo, decidirá cual es la terapéutica más adecuada para él: cirugía, tratamiento farmacológico convencional, tratamiento homeopático o ambos, fisioterapia etc…

Este aspecto es muy importante porque pone de relieve que la homeopatía es un método terapéutico que aporta al médico otra arma terapéutica más, segura y eficaz.

El medicamento homeopático no es específico de una enfermedad determinada sino que es específico de una ‘forma de enfermar’, esto hace que una misma enfermedad, en diferentes personas, pueda ser tratada con diferentes medicamentos en función del cuadro de reacción que presente cada enfermo y que un mismo medicamento pueda servir para tratar diferentes enfermedades siempre que el cuadro clínico del enfermo coincida con la patogenesia de ese medicamento. Por ello la homeopatía es una terapéutica individualizada.

Historia de la homeopatía

En su origen, la homeopatía fue un método de tratamiento de enfermedades ideado por el médico alemán Samuel Hahnemann (1755-1843) a finales del siglo XVIII y principios del XIX, que surgió como respuesta al sistema alopático o alopatía, que trataba a las enfermedades mediante medidas extremas, como purgantes y sangrías. Hahnemann en 1810 publicó un libro titulado Organon, donde desarrollaba y exponía toda la doctrina de la homeopatía. No parece haber fundamento para identificar la medicina moderna con el métodos alopático, aunque algunas organizaciones médicas profesionales lo han asumido. La alopatía fue un sistema, hoy en desuso, llamado también medicina heroica, que contribuyó a crear el clima para el desarrollo de la Homeopatía. La medicina moderna, en cambio, basa su enfoque terapéutico en el método científico, por lo que su herramienta terapéutica medicamentosa es la farmacología

La homeopatía como sistema fue refinada de modo significativo y popularizada por el estadounidense James Tyler Kent. Se basa en la teoría de que cada elemento, planta y compuesto mineral puede, si se ingiere o aplica, producir ciertos síntomas. Hahnemann afirmaba que, diluyendo estas sustancias de un modo sistemático, alcanzaría la verdadera esencia de la sustancia. Hahnemann describió este proceso de dilución como “potenciación” (en alemán, potenziert) de la sustancia. Estas cantidades diluidas podrían usarse para tratar todos los síntomas que se sabe que producen.


Hahnemann y sus estudiantes se aproximaron a sus tratamientos de un modo holístico, lo que significa que trata el cuerpo y el espíritu como un todo, no sólo la enfermedad detectada. El propio Hahnemann permaneció largas temporadas con sus pacientes, preguntándoles no solamente por sus síntomas o enfermedades, sino también detalles sobre sus vidas cotidianas. Se dice que el modo amable de actuar de los homeópatas es una reacción a los métodos violentos de la medicina, que incluía técnicas como la sangría como algo cotidiano.

De acuerdo con los homeópatas, la medicina convencional ve los síntomas como signos de enfermedad (aunque algunos científicos actuales ven en esto una descripción simplista). Los modernos tratamientos intentan combatir la enfermedad eliminando la causa de los síntomas. Según la homeopatía, sin embargo, los síntomas son en realidad la forma que tiene el cuerpo de combatir el mal. La homeopatía enseña que esos síntomas deben ser potenciados prescribiendo un remedio en minúsculas dosis el cual, en grandes dosis, produciría los mismos síntomas que presenta el paciente. Estos remedios pretenden estimular el sistema inmunitario, colaborando en la curación.

Situación del ejercicio profesional

La homeopatía ha atraído a muchos médicos durante casi dos siglos, habiendo afirmado muchos de ellos su eficacia. Sin embargo, la homeopatía ha sido rechazada y clasificada como pseudociencia por la mayoría de los científicos y de la clase médica de los Estados Unidos y Europa Occidental, (en menor medida en Alemania y Francia) ya que consideran que sus efectos se deben únicamente al efecto placebo. No obstante, hay difundido un amplio mercado de tratamientos homeopáticos en gran parte de Europa y en algunos otros países, como la India; así, en Alemania (hasta 2003) y Francia la homeopatía y otras formas de medicina alternativa son cubiertas parcialmente por la Seguridad Social (pero en la legislación europea, a diferencia del resto de fármacos, la aprobación no depende de que hayan demostrado su eficacia en ensayos clínicos).

 

Reino Unido

En Gran Bretaña hay un gran desarrollo de la homeopatía hasta el punto de que cuenta con un nutrido grupo de médicos investigadores, considerados por los suyos de alto nivel, como por ejemplo Peter Fisher, David Reilly, Ronald Davey, y otros. Existen en este país cinco hospitales homeopáticos que están integrados dentro del Sistema Nacional de Salud británico (National Health Service), en el cual más de cien médicos realizan su labor tanto a nivel clínico como de investigación. Destacan por su importancia especialmente el ?Royal Homeopathic Hospital? de Londres y el ?Glasgow Homeopathic Hospital?. Se estima que efectúan más de 80.000 consultas al año sumando el conjunto hospitalario homeopático del Reino Unido.

Francia

 


En el país galo el ejercicio de la Homeopatía está reservado exclusivamente a los médicos. Se estima que al menos una quinta parte de sus habitantes ha sido tratada con remedios homeopáticos, ya sea como tratamiento único o combinado con otros métodos. En Francia existen varias escuelas privadas que sostienen unos 40 centros, en los cuales se forman al año al menos cinco mil médicos. Este país además ha incluido dentro de su farmacopea una monografía titulada ?Preparations Homéopathiques? que enseña acerca de los métodos para controlar y preparar medicinas homeopáticas, así como sus denominaciones farmacéuticas y niveles de dilución (o potenciación) permitidos. Está sufragada por la Seguridad Social.

Alemania

 


Comoquiera que fue en este país donde nació la Homeopatía, sigue siendo dentro de Europa en donde goza de mayor aceptación tanto a nivel general como de la clase médica. También es Alemania un país donde la población manifiesta una apreciable inclinación hacia los tratamientos alternativos, o complementarios, en general, como por ejemplo la acupuntura, y esta tendencia se ha visto incrementada en los últimos años de manera notable. En este contexto, el país germano destaca por su riqueza en modos de preparación de las medicinas homeopáticas, como la “Hombapathisches Arzneibuch” (HAB) que abarca unas 400 monografías sobre medicamentos homeopáticos, además de otra parte más general dedicada a las técnicas de fabricación y control. Hoy día, en Alemania, la homeopatía se practica oficialmente por médicos y ?Heilpraktiker?, (naturópatas reconocidos, autorizados para practicar la medicina exceptuando cierto número de actos médicos) debidamente titulados, ya sea en centros privados, ya sea en las universidades. En el caso de los médicos la escuela de referencia es la D.Z.H.A. (Unión Alemana de médicos Homeópatas), que promueve la investigación y estudios de tipo científico sobre homeopatía, estando encargada de realizar cursos y de representar a los homeópatas ante el Estado Alemán. Actualmente los tratamientos homeopáticos ya no son financiados por la Seguridad Social.

 

Estados Unidos

En los Estados Unidos, los remedios homeopáticos están regulados por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés). Sin embargo, la FDA trata los preparados homeopáticos de un modo significativamente diferente a como trata a los medicamentos convencionales. Los productos homeopáticos no necesitan ser aprobados por la FDA antes de salir al mercado, no se les exige probar su seguridad, ni se les pide etiquetar sus productos con fechas de caducidad, ni son sometidos a pruebas que verifiquen sus contenidos y potencial. Las etiquetas de los productos homeopáticos, al contrario que los medicamentos convencionales, no tienen que identificar sus principios activos dado que tienen muy poca cantidad, o ninguna en absoluto. Los medicamentos que afirman tratar enfermedades graves solamente se pueden expender con prescripción facultativa, mientras que los productos homeopáticos que dicen tratar esas mismas enfermedades no tienen esta limitación.

Fuente: Sociedad Española de Medicina Homeopática

Written by admin in: |

No hay comentarios

RSS feed for comments on this post.

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Homeopatia Madrid. Clinica Segura. Calle Narvaez 7. 1º DCHA. Metro Goya Madrid. Tel:9143148 82 | Noticias Naturistas, Dr. Jorge Barros