PSICOHOMEOPATÍA JUNGIANA Y CHAMANISMO

PSICOHOMEOPATÍA JUNGIANA 
Y CHAMANISMO Norberto Litvinoff


Desde tiempos prehistóricos nuestros antepasados chamanes nos legaron un conocimiento que por su utilidad ha perdurado a lo largo de miles de años: la administración de ciertas plantas logran suprimir el apetito, aliviar el dolor, despertar poderosas fuentes de energía, conferir inmunidad frente a agentes patógenos del exterior y del interior, iniciar procesos de curación que culminan exitosamente, despertar cualidades cognitivas o imaginativas de un nivel absolutamente insospechado.

Estas substancias cuyo conocimiento era esotérico solo podían ser usadas por los “medicine men”, no podían caer en manos de neófitos y su manipulación se transmitía bajo reglas estrictas de secreto.

Miles de años después los primitivos alquimistas experimentaron con el mismo propósito a los metales de aquella época, observando qué efectos desconocidos emergían de la ingesta de los metales cuando, a través de un complicadísimo proceso de transformación que llevaba semanas o meses, se trabajaban, se “abrían” y se diluían.

Por supuesto, Paracelso también trabajaba con plantas, las que vinculaba a las enfermedades a través de una conceptualización de corte astrológico. Paracelso popularizó el proceso con su formula de la “Karena”(una gota de la substancia en 64 de alcohol) pero debemos al genio de Hahnemann la divulgación de los procedimientos y las proporciones que constituyen hoy el dinámico campo de la homeopatía.

Gracias a este proceso alquímico/farmacéutico de dinamización es posible experimentar las peligrosas substancias crudas como el opio, la atropa o el beleño sin intoxicaciones peligrosas, solamente presentando una receta en cualquier farmacia homeopática con una prescripción de Opium, Belladona o Hyosciamus, respectivamente.

La homeopatía se ha apoderado así de las plantas que usaban los chamanes, y los metales de los alquimistas como el oro, la plata y el antimonio, haciéndolas accesibles a las masas por un costo básicamente posible, disfrazando sus nombres originales con eruditos términos latinos para no despertar sospechas, ayudándolas a cumplir su tarea de aliviar el humano sufrir y por sobre todo reduciendo espectacularmente sus efectos socialmente peligrosos léase distorsiones cognitivas, perceptivas, alucinaciones, cambios súbitos emocionales, delirios, visiones, sopor, torpeza, cegueras parciales, vómitos, diarreas ,incontinencia urinaria, temblores, etc.

Las patogenesias homeopáticas han demostrado sin lugar a dudas y de manera inapelable que ninguno de estos síntomas se presentan cuando se experimenta con la substancia dinamizada y que los síntomas que recoge el experimentador en los sujetos que se prestan voluntariamente ceden sin complicaciones a los pocos días o a las primeras tomas del antídoto correspondiente.

Cabe preguntarse aquí, y esta es la pregunta clave, ¿esta pérdida de los efectos dramáticos, no será acompañada por un aumento de los efectos sutiles, psicocorporeos, de la substancia dinamizada? Dicho en otras palabras, al reducir y potenciar la substancia, se logra eliminar los efectos mas groseros, del tipo de la intoxicación como alucinaciones, etc., manteniendo, en cambio, las cualidades de otro orden, realmente transformadoras, pero más allá de la conciencia ordinaria, y tanto mas allá, que incluso pasan desapercibidas para el consultante, que de manera general, se niega a reconocerlas, pese la intervención del observador atento y libre de prejuicios.

Vivimos en una cultura que se niega a percibir las profundas modificaciones psicológicas que se presentan ante la ingesta de substancias dinamizadas, lo cual es vivido como algo patológico, sentirse “dominado”, “manejado”, es vivido como algo peligroso desagradable y hasta cierto punto falso o artificial.

Los cambios en el sujeto producidos por la experimentación de las substancias homeopatizadas revelan de un modo incuestionable que el remedio potentizado tiene la capacidad de alterar y transformar nuestros procesos psicológicos más profundos, allí donde se tejen de manera inextricable los sueños, los Mitos, el esquema corporal, la narrativa del deseo, el Yo y la voluntad.

Pero hoy, los modernos terapeutas se avergüenzan de sus antepasados chamanes, reniegan de su origen en el bosque, en la caverna, de sus largas noches observando las estrellas, junto al horno alquímico. Incluso los megalaboratios abjuran también de su pasado. Olvidan que la aspirina nació del sauce (acido acetil “salicílico”) que la penicilina de un hongo (de ahí su nombre “penne”) y desconocen que sus jugosas ganancias son el producto de los sueños de los antiguos alquimistas, verdaderos padres de la química moderna.

La memoria solo queda de una forma muy difusa, presente más en el ritual de sanción que en la conciencia de los participantes. Perdura una división esquizofrénica entre médicos del cielo y médicos de la tierra, entre psicólogos de la mente y médicos del cuerpo.

El milenio actual nos dará muchas sorpresas, una singular es la que nos ocupa ahora: la revaporización de la capacidad transformadora de las substancias, ya no en lo corporal, sino en lo psicológico, en lo mental y comunicacional, quizás más que la desaparición de síntomas, se apuntará al cambio de narrativas.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

..

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

..

.

.

.

.

.

Espiritismo y Homeopatía

Espiritismo y Homeopatía


Pregunta: ¿Qué relación existe entre Espiritismo y Homeopatía?
Ramatís: El Espiritismo es una doctrina de esclarecimiento del espíritu inmortal; la Homeopatía es la ciencia que estudia y trata los efectos mórbidos que la mente produce en el organismo psicofísico. Su aplicación terapéutica es integral, puesto que cura al cuerpo estudiando las reacciones mentales de los enfermos, emanando de allí, la eficacia del tratamiento.
Pregunta: ¿Cómo debemos entender esa “medicación con el tipo mental del enfermo”?

Ramatís: Samuel Hahnemann, el pionero de la ciencia homeopática, no sólo consideró, sino que probó, que la enfermedad, como la salud se origina en la mente, en las emociones y acciones de la persona. Por esa causa, debe tratarse como un todo vivo, es decir, cuerpo y alma, pues las manifestaciones físicas atañen a la parte grosera o densa del cuerpo físico. La salud como la enfermedad, provienen desde el interior hacia afuera y de arriba hacia abajo, o sea, desde el alma hacia el cuerpo. Esa conceptuación era muy atrevida para la época y que hoy la reafirma el Espiritismo. Esa conceptuación que se preocupa por la cura del alma y consecuentemente, por la salud del cuerpo. Además, una conocidísima entidad predijo que “La medicina del futuro, tendría que ser eminentemente espiritual, sin mancha alguna, provocada por la fiebre del oro; y los apóstoles de esa realidad grandiosa, no tardarán en aparecer en los horizontes académicos del mundo, cual testimonio del nuevo ciclo evolutivo de la humanidad”. (Emmanuel, 124.) La Homeopatía es la medicina de orden psíquica, capaz de drenar de la mente indisciplinada los residuos nocivos del enfermo, en perfecta sintonía con el Espiritismo, que esclarece a los hombres para que “no pequen más”, así gozarán de una perfecta salud.
Pregunta: Es difícil comprender que la medicación homeopática, pueda interferir directamente en el seno del alma, mientras detectamos fácilmente úlceras, atrofias, congestiones hepáticas, inflamaciones renales, fiebres, afecciones pulmonares y cánceres, cosas que son objetivas y dilacerantes en el cuerpo físico.

Ramatís: La salud y la enfermedad son el producto de la armonización o desarmonización del individuo hacia las leyes espirituales, las que, desde el mundo oculto actúan sobre el plano físico. Las molestias, en general, tienen su comienzo en el mundo psíquico e invisible para los sentidos de la carne, y advierten que el alma está enferma. El cuerpo carnal es el centro de convergencia de todas las actividades psíquicas del espíritu encarnado, cuyo comportamiento orgánico o fisiológico depende fundamentalmente de los pensamientos y de los sentimientos del ser. Si el hombre controla su mente y evita los bombardeos perniciosos que le sacuden toda la contextura carnal, definitivamente gozará de muy buena salud, porque permite a las colectividades microbianas que conforman el cosmos celular, a que trabajen satisfactoriamente a los fines de componer el organismo físico.
Pregunta: ¿Cuáles son vuestras consideraciones sobre el aforismo que dice, que la enfermedad y la salud vienen de “arriba hacia abajo” y de “adentro hacia afuera”?
Ramatís: El espíritu encarnado piensa por la mente y siente por el astral y reacciona por el físico. A través de la mente, circulan de “arriba hacia abajo” los pensamientos de odio, envidia, sarcasmo, celos, vanidad, crueldad y orgullo, incorporando en su pasaje las emociones del llanto, miedo, alegría o tristeza y que ineludiblemente perturban el equilibrio del organismo físico. El miedo ataca la región umbilical, a la altura del nervio vago simpático y puede alterar el funcionamiento del intestino delgado; la alegría afloja el hígado y drena la bilis; el sentimiento de piedad se refleja instantáneamente hacia la zona del corazón. La envidia comprime el hígado, derrama la bilis, confirmando así, el viejo refrán de que la “criatura cuando queda amarilla es por que le invade la envidia”. El miedo produce sudores fríos y la adrenalina puede llegar a erizar los cabellos, mientras la timidez hace fluir la sangre al rostro, causando rubor. El hombre queda mortalmente pálido delante la fiera o el enemigo implacable; la cólera congestiona el rostro y paraliza el flujo de la bilis; la repugnancia expulsa el contenido de la vesícula hepática, cuya penetración en la circulación produce náuseas y tonterías. Existe el eczema a causa del cólera o de la injuria después de la intoxicación hepática, cuyas toxinas mentales penetran en la circulación sanguínea; la urticaria es común en aquellos que viven bajo tensiones nerviosas y preocupaciones mentales. Las emociones violentas, de alegría o desesperación, provocan muertes súbitas debido a un síncope o apoplejía.
Todas las partes del cuerpo humano son influenciadas por la mente, a través del cerebro humano, cuyas ondas de fuerza descienden por el cuerpo y se gradúan conforme a su campo energético. La onda de rabia llega a crispar las extremidades de los dedos, pero las ondas emitidas por sentimientos dulces, llenos de bondad o perdón aflojan los dedos de la mano, cual verdadero gesto de paz. Hay una gran diferencia entre la mano movida por un gesto de odio, y la que bendice. A través del sistema nervioso, circulatorio, linfático y endocrínico, las emociones alteran la función normal de los órganos del cuerpo físico. Después de observaciones tan lógicas, Hahnemann, comprobó que la terapéutica más capacitada para actuar e influir en la raíz de las emociones y de los pensamientos perturbados, sería la homeopatía. Las dosis infinitesimales y potencializadas por el proceso homeopático, desahogan del psiquismo el potencial peligroso generado por la mente indisciplinada. Es una terapéutica exacta, que reactiva los órganos abatidos, sin exigirle la drenación violenta ocasionada por la medicación tóxica alopática.

Pregunta: Interpretamos el sentido de vuestras palabras y lo expresado por Hahnemann, pero no podemos comprender, en dónde se encuentra la relación entre el Espiritismo y la Homeopatía. ¿Nos podéis aclarar ese punto?

Ramatís: El Espiritismo enseña al hombre a dominar sus pensamientos indisciplinados y pecaminosos, mientras que la Homeopatía actúa a nivel mental, ayudando al cuerpo físico a liberarse de los residuos deletéreos que lo enferma. El Espiritismo esclarece al espíritu y la Homeopatía lo ayuda eficientemente.
Pregunta: ¿No cabe criticar severamente a la Homeopatía, debido a su interferencia, al destruir los efectos pecaminosos de las personas que producen dichos venenos por fuerza de sus malos pensamientos y que son responsables por la enfermedad engendrada? Ese proceder, ¿no debilitaría el sentido rectificador de la Ley del Karma, que establece la relación de la culpa, conforme haya sido ésta?

Ramatís: No existe el Mal absoluto ni el castigo en las fuentes eternas de Dios; todo sufrimiento humano es el producto de las contradicciones del mismo hombre contra las leyes de la vida. Lo que se considera por castigo, apenas resulta ser el reajuste del espíritu hacia su ventura eterna. Las leyes de Dios, que regulan las actividades y el progreso espiritual no se conmueven por las súplicas melodramáticas de las personas, ni reaccionan por las rebeldías humanas. El sufrimiento y los correctivos obedecen a las perturbaciones, lo que podría interpretarse, como la aplicación científica de esas leyes beneficiosas.
Por eso, la filosofía, la religión y la ciencia del mundo encausan sus esfuerzos con la finalidad de solucionar los difíciles problemas, generados por los hombres en todos los sectores de la vida. Dios no quiere el castigo de sus criaturas, sino, su felicidad. Si la Homeopatía no debe sanar los efectos malignos causado por los pensamientos y emociones equivocadas, para no perturbar la Ley del Karma, entonces, el Espiritismo tampoco debería esclarecer a los seres humanos antes de pecar.

Pregunta: ¿Por qué el recetario mediúmnico espirita, sólo receta la medicina homeopática, si en algunos casos no dio resultados positivos?
Ramatís: Obedeciendo a la Ley del Karma, existen criaturas que no merecen la cura por las dosis infinitesimales de la homeopatía. No son predispuestas para ese tratamiento racional e indoloro, por eso, la receta médica o la mediúmnica homeopática no les hacen efecto.
Pregunta: ¿Cómo se explica vuestro decires sobre las personas con predisposición electiva hacia la Homeopatía?
Ramatís: Indudablemente, que las personas curadas por la homeopatía se debe a su predisposición, diríamos, son más armónicas en todas sus cosas, de aquellas otras, que sólo reaccionan bajo el toque de la medicina alopática. La homeopatía no produce reacciones dolorosas y violentas; no requiere perforar las carnes por las agujas; no es medicina tóxica o repulsiva, que elimina un síntoma y provoca otro más grave. Por eso, hay enfermos cuyo karma les da una naturaleza que sólo reaccionan a los medicamentos agresivos y dolorosos, creyendo entonces, que la medicina infinitesimal es inocua.
El Espiritismo es una doctrina de esclarecimiento espiritual y puede apoyar a la medicina homeopática, que actúa con mucho éxito en las funciones de la mente humana. Las personas, que son sanas de pensamientos y sentimientos, son más sensibles a la terapéutica que actúa en el psiquismo, como es la Homeopatía. Existe una gran simpatía y armonía entre la doctrina espirita y el sistema homeopático, puesto que ambas obedecen a la ley de “los semejantes atraen a los semejantes” y a la ley kármica, que dice “las mismas causas generan los mismos efectos”. En su actividad bienhechora, el Espiritismo conduce a las personas para su pronta evangelización. Ese estado de cosas les limpia la mente y les purifica los sentimientos, logrando las curas de las enfermedades del alma, como son el odio, la rabia, la lujuria, la violencia, la crueldad y el orgullo. De esa forma, es la providencia más eficiente para disminuir las enfermedades del mundo, ya que las molestias son el producto de las actitudes del alma. A medida que el hombre se evangeliza, resulta un paciente mucho más fácil de curar por la homeopatía, porque es la medicina electiva para las personas de buen nivel espiritual.
Pregunta: ¿La Homeopatía es medicina adversa a la Alopatía?
Ramatís: La Homeopatía no es una doctrina médica con aspectos adversos a la Alopatía, sino, la resultante natural del progreso terapéutico en el mundo terreno y conforme al progreso espiritual, es decir, a la evolución mental y psicológica del hombre.

Pregunta: ¿Existen otros motivos que prueben que la Homeopatía es una medicina de gran alcance psíquico?

Ramatís: En el tratamiento de la salud humana debemos reconocer la disciplina y acción de una Ley Espiritual, que además de sustituir gradualmente las técnicas terapéuticas de acuerdo con el progreso mental y científico del hombre, se preocupa por la superación de las curas psíquicas. En el mundo material, al hombre se le trata conforme a su grado de evolución espiritual. La medicina fuerte del pasado con su corte de aplicaciones dolorosas, fueron los grados ascendentes para alcanzar la medicina alopática del siglo actual, donde se cuenta con el beneficio de la penicilina, de las sulfas y de la anestesia. La Homeopatía es, en la actualidad, el mayor de los grados, alcanzado por la medicina del mundo y es el “eslabón” de acceso para la futura medicina psicoterápica, cuando el hombre obtenga un mejor condicionamiento espiritual.
El paciente del médico homeópata no se le debe considerar como un ser que sólo sufre por un órgano o sistema afectado, por encima de todo, se le debe estudiar en razón a su tipo psicosomático, teniendo en cuenta su idiosincrasia y síntomas mentales. La suma total, o sea, mental, psíquico y físico del individuo, es lo que interesa al médico homeópata; su entendimiento psicológico, su sentimiento, emotividad y raciocinio, confrontado con el ambiente donde vive. Cualquier manifestación enfermiza en el individuo no es aislada o ajena al sentimiento, razón y voluntad, pues, lo contrario, sería alienación mental, descontrol orgánico y por ende, su muerte fatal.
De ahí, entonces, la correlación de la Homeopatía con la sabiduría divina, pues si el hombre es un todo manifestándose en el escenario del mundo, cuando se enferma, debe ser tratado de “acuerdo a sus obras”, es decir, conforme a sus realizaciones, pensamientos, voluntad y sentimientos, consagrados en su vida, física y psíquica. El médico homeópata esclarecido, examina al paciente y se preocupa por su temperamento, manías, reacciones emotivas, creencia o negaciones, gustos artísticos y si es posible, sus virtudes y pecados. Sólo así, podrá recetarle de acuerdo a su carácter y al cuadro mental que presenta, prescribiendo la dosis de mayor cobertura para la manifestación mórbida del alma y del cuerpo afectado. He ahí, el porqué la medicina homeopática es profunda en su acción psíquica sobre los enfermos, puesto que no cuida únicamente de las manifestaciones mórbidas del cuerpo físico, sino, por la síntesis mental, moral, espiritual y física.

Pregunta: ¿Nos podéis ejemplificar la relación que existe entre la Ley Kármica y el tratamiento empleado por la Homeopatía?
Ramatís: En Homeopatía, las dosis infinitesimales dinamizadas en determinados venenos o sustancias, deben curar las enfermedades, provocadas por las mismas o similares ingeridas en la tintura madre. A la Ley Kármica se la puede considerar una especie de “homeopatía espiritual”, puesto que acciona bajo la disciplina de los “semejantes” para curar a los espíritus en falta. El tirano será esclavo, el orgulloso humillado, y el cruel, victimado por el despotismo tiránico, rectificándose en existencias futuras, a semejanza de dosis pequeñas y constituidas de los mismos elementos que causaron la “enfermedad espiritual”.
La Ley del Karma, como la Homeopatía, reeduca al espíritu errado y enfermo sin violentarlo, pero le proporciona la renovación a través de los caminos educativos, bajo la predominancia de los semejantes, de la cual hizo mal uso. La Homeopatía cura el delirio con la dosis infinitesimal de la belladona, porque esa sustancia ocasiona el delirio cuando se toma en dosis masiva; la Ley del Karma cura el orgullo del espíritu, sometiéndolo deliberadamente a las dosis pequeñas de la humillación, producidas y aplicadas por intermedio de los hombres orgullosos y bajo la ley de los “semejantes”.
Pregunta: Y, ¿cuál es la diferencia entre la Ley Kármica y el tratamiento alopático?
Ramatís: La Ley Espiritual, por ejemplo, en vez de violentar al enfermo que sufre enfermedades virulentas y propias de ser tratadas con la alopatía, pero que en definitiva no elimina la causa interior que la promueve, prefiere kármicamente colocarlo entre los males menores, a fin de ir decantando de a poco el mal enfermizo que engendró en el pasado, acompañándolo con el tratamiento homeopático. Por lo tanto, la Ley del Karma reeduca al tirano, haciéndole sentir en sí mismo, en dosis homeopáticas, los mismos efectos tiránicos y perjudiciales que sembró otrora. Pero, le deja el raciocinio abierto para que comience su rectificación psíquica, a semejanza de lo que hace la medicina homeopática, que reeduca el organismo sin violentarlo, predisponiéndolo hacia una mejor cohesión mental.
Además, como la purificación del espíritu debe procesarse de “adentro hacia afuera”, por medio de la evangelización consciente y a través de una vida ejemplar, toda absorción de fluidos animales inferiores ofusca u oscurece el campo áurico del peri-espíritu. La cólera, violencia, crueldad, envidia, perfidia, celos u orgullo, son estados instintivos heredados de la animalidad y archivados en el depósito de la “mente instintiva” del subconsciente. Por eso, las causas que enferman al cuerpo físico, descienden de la mente, o bien, como dice Hahnemann, de arriba hacia abajo, y como nosotros lo vemos, decimos que ese descenso enfermizo adensa al periespíritu en base a la toxicidad mental. En consecuencia, la terapéutica homeopática, cuyas dosis infinitesimales y acción por la ley de los “semejantes curan a los semejantes”, alcanza lo íntimo del espíritu, haciéndole drenar las toxinas perjudiciales, o residuos mentales, por lo tanto, es una excelente terapéutica para el mismo espíritu.
Pregunta: ¿Qué relación existe entre el tipo electivo para el Espiritismo y el enfermo con predisposición hacia el tratamiento homeopático?
Ramatís: El individuo electivo para la homeopatía es aquel que tiene predisposición mental y psíquica para ese delicado tratamiento. Así, como hay personas predispuestas para la música, pintura o escultura, lo mismo sucede con los que son sensibles al medicamento homeopático, cuyo psiquismo confía en la droga, a pesar de la apariencia inocua. Considerando que la homeopatía es una terapéutica enraizada en los planos espirituales, todas las condiciones psíquicas positivas, ayudan a la asimilación energética de las dosis muy diluidas, mientras que las disposiciones negativas, son contrarias a estos procesos. El individuo de sensibilidad espiritual, accesible a las ideas buenas, que se preocupa por su redención y ascenso espiritual, es “simpático” o electivo a la homeopatía, porque su disposición superior lo encamina hacia la efectividad de la medicina, cuya acción fundamental se produce en la intimidad de la contextura del periespíritu.
Lo mismo sucede con la persona “afín” o electiva al Espiritismo, porque es una consecuencia de la disposición, sensibilidad y atracción íntima con los principios de acentuada predominancia espiritual. Indiscutiblemente, que sólo se convierten al Espiritismo las personas cansadas de las ceremonias, promesas, cultos, sacerdocio organizado, supersticiones y “tabúes” religiosos. Buscan la doctrina que les conforme la sed de esclarecimientos, pero “directos” para su alma atribulada; desean el conocimiento y el derrotero espiritual, exceptuado de cualquier rito o interpretaciones dudosas. Prefieren que el esclarecimiento les llegue al fondo del alma sin complicaciones simbólicas o complejidades iniciáticas. Y, el Espiritismo, terapéutica directa para las necesidades del alma, se asemeja a la medicina homeopática, cuya acción alcanza el dominio de la mente humana y ejerce la cura deseada.
Pregunta: Y, ¿cuáles serían los pacientes adversos a la homeopatía?

Ramatís: El glotón, el impiadoso, el descreído, el libidinoso, el alcohólatra, el colérico, el avariento o el celoso, no son afines a la terapéutica suave y generosa de la Homeopatía, porque sus mentes son usinas generadoras de fluidos deletéreos y aniquilantes de la acción energética de las dosis infinitesimales. Mientras que el hombre frugal, piadoso, pacífico, honesto, abstemio y espiritualista, reacciona con extrema facilidad a la medicina homeopática porque su elevada condición psíquica se afiniza al tipo sutil y suave de la citada medicina.

Pregunta: Considerando que la función espiritual de la Homeopatía es curar el cuerpo físico y no la moral del enfermo, a nosotros nos extraña, que la simple creencia o no, como la naturaleza de las virtudes y pecados, puedan influir en ese tratamiento. ¿No es verdad?

Ramatís: Las dosis homeopáticas incitan las energías acumuladas en la intimidad de las fuerzas creadoras, de ese mundo infinitesimal; consecuentemente, ejercen mayor acción en el individuo superior, afectado a las ideas constructivas y a las virtudes del espíritu. El hombre interesado en su redención espiritual, es una criatura de frecuencia elevada en su contextura periespiritual a causa de su magnetismo y disposición mental optimista. En el ansia de superar el dominio instintivo de las fuerzas ocultas del mundo animal, eleva la frecuencia vibratoria de su psiquismo. Cuando es consciente de su sobrevivencia espiritual, siendo más esperanzado, se vuelve optimista, confiado y ordenado en sus pensamientos, facilitando extraordinariamente la acción homeopática en la delicada contextura del periespíritu. La función de la Homeopatía es “despertar” energías en el cuerpo humano, siendo preciso que el enfermo presente condiciones apropiadas para la medicación, sin rechazar o bombardear su acción sutilísima. Por eso, cuando el médico se ve imposibilitado para curar al hombre de instintos primarios e inmorales, alcanza notable éxito ante un paciente místico, cuya alma comprensible, de naturaleza frugal y pacífica, es de óptima “electricidad” para el tratamiento terapéutico. En verdad, la Homeopatía no tiene por finalidad médica, resolver los problemas morales del ser; sin embargo, como depende de las condiciones mentales del enfermo, su éxito consiste en dinamizar las energías de su mente, antes que violentarlas. Del grado de esa receptividad homeopática, depende la cura, como, la exacta prescripción de la dosis, baja o más alta. Por eso, las criaturas curadas fácilmente por la homeopatía, no reaccionan negativamente y jamás cambiarían esa medicación suave, por otra violenta y dolorosa, como son las drogas de acción tóxica o de gustos repulsivos.
Pregunta: ¿Existe alguna otra relación simpática entre el Espiritismo y la Homeopatía?

Ramatís: Bajo el concepto homeopático no existen enfermedades, pero sí enfermos; bajo el concepto espirita, no existen pecados, pero sí, pecadores. En ambos casos, la acción terapéutica debe concentrarse en los individuos “enfermos” o “pecadores”, antes de buscar cualquier entidad enfermiza o responsable.
La cura homeopática dependerá del propio paciente, conforme al celo, perseverancia, paciencia y confianza en el tratamiento sutil, de lo que el médico le prescriba en las dosis infinitesimales. La dieta, reposo, control, emotividad y serenidad mental son los factores positivos y eficientes para una cura más pronta. La Homeopatía se ejerce a través de la mente y de los sentimientos del ser, entonces, alcanza lo íntimo de la contextura periespiritual y cual impacto atómico certero, impulsa hacia las vías emuntorias el morbo psicofísico. Mientras que la medicina Alopática, en vez de catalizar las energías vitales del organismo humano, penetra bruscamente en el cosmos celular, arremetiendo con el quimismo de las sustancias tóxicas inyectables, provocando las reacciones violentas de la vieja disciplina de los “contrarios” preconizada por Galeno.
Hay religiones que combaten el pecado y se olvidan de esclarecer al pecador, pues lo excomulgan y le decretan la violencia sádica del infierno; hay doctrinas que esclarecen al pecador y lo ayudan a redimirse en forma tolerante, afectuosa y sin amenazas. Siendo así, la Alopatía ataca las enfermedades y la Homeopatía ayuda a los enfermos.

Pregunta: En vuestras consideraciones dijisteis que pueden modificarse ciertas situaciones emotivas y mentales, es decir, en el tratamiento homeopático. Preguntamos: ¿ese proceder no induce a pensar en una nueva terapia, que es capaz de modificar mecánicamente la, conducta del individuo? De esa forma, ¿no desaparece la responsabilidad y el mérito espiritual del hombre en conocerse a sí mismo y orientar conscientemente su propia evolución?

Ramatís: Pensando las cosas mejor, el ciclo de las reencarnaciones ¿no es una terapéutica divina, que obliga al espíritu a rectificarse y a progresar compulsoriamente, colocándolo en ambientes hostiles o en medio de la familia, cuyos miembros pueden ser adversarios del pasado a fin de purgar sus enfermedades espirituales? ¿Cuántas veces el hombre es abatido por la deformidad física, por una molestia congénita, que lo paraliza orgánicamente, quedando a merced de las vicisitudes económicas y morales, obligándolo a encuadrarse en los dictámenes del Bien? Aunque todo eso parezca calamitoso, el espíritu no pierde el mérito de su rectificación espiritual, pues delante de la escuela implacable de la vida física, es su conciencia la que decide respecto a lo que aprovecha o desprecia sobre la inexorable terapéutica kármica, aplicada compulsoriamente por la Justa Ley del Padre.
Las dosis infinitesimales, por el proceso homeopático, realmente pueden modificar ciertos síntomas mentales del paciente, pues ellas descargan y volatizan los residuos psíquicos que se han acumulado a través del tiempo, ya sea intoxicando al periespíritu, descontrolando las emociones o afectando la dirección normal del espíritu. Es de sentido común, que algunas drogas tóxicas y entorpecedoras como el opio, la morfina, o “aurum metalicum”, mescalina, el ácido lisérgico, la belladona o la cocaína, pueden influir en la mente perniciosamente, puesto que provocan distorsiones mentales, delirios alucinatorios, estados esquizofrénicos o melancolías en el psiquismo del hombre sano. Conforme a la ley homeopática, de que los “semejantes curan a los semejantes” esas sustancias y tóxicos, que en dosis alopáticas o macizas, provocan estados de morbidez en los pacientes o viciados, después de haberse dinamizado inteligentemente y suministradas en dosis infinitesimales, pueden efectuar curas en casos cuyos síntomas sean semejantes. El impacto energético de la dosis infinitesimal libera al psiquismo de la carga, que se genera por el abuso de los tóxicos, como ser miasmas, virus psíquicos, enfermedades mentales y residuos que son la resultante de los desequilibrios emotivos.
Pregunta: Bajo vuestra opinión, ¿el Espiritismo contribuye al éxito de la Homeopatía, y ésta corresponde recíprocamente a la doctrina espirita?
Ramatís: Indudablemente, ambas se complementan en el binomio “psicofísico” en su acción benéfica en la intimidad del espíritu humano. La Homeopatía acciona en la intimidad del ser y ayuda a mantener el control psíquico. Distribuye la energía potencializada en medio del vitalismo orgánico, ayudando al espíritu para efectuar las modificaciones urgentes y saludables para el cuerpo. Obviamente, es el psiquismo el que modifica el quimismo orgánico en base a la mejor disposición emotiva y energética y por lo tanto, su consecuente equilibrio fisiológico. El impacto energético producido en el campo mental y psíquico del paciente a través de la energía extraída de la sustancia material potencializada por las dinamizaciones homeopáticas, elevan la frecuencia vibratoria del espíritu enfermo, proporcionándole condiciones optimistas y estimulantes para sus reacciones favorables. Sin lugar a dudas, que mejorando el estado mórbido, también se reduce el pesimismo o la melancolía. Por eso, que el médico homeópata, además de ser un hábil científico ha de ser un inteligente filósofo, para relacionar la terapéutica del mundo infinitesimal con los principios inmortales del alma.

Pregunta: Nos cuesta comprender, esa acción de la homeopatía en el cuerpo humano, que es capaz de afectar el psiquismo y remover la carga mental perniciosa. ¿Nos podéis aclarar un poco más ese asunto?
Ramatís: El espíritu del hombre, a pesar de estar encarnado, permanece adherido al mundo oculto de la energía libre,” interpenetrado por las fuerzas de los planos, de la vida creada por Dios. Consecuentemente, la homeopatía es medicación apropiada para lograr el restablecimiento de la salud en el enfermo, porque está dirigida hacia ese mundo, donde el hombre tuvo su origen. Eso es posible porque el remedio homeopático es “energía” y no masa; es dinámica y no letárgica; más fuerza y menos medicamento; más activo y menos estático. Se asemeja a un poderoso catalizador que despierta energías, acelera reacciones en el organismo afectado, dado que intensifica y eleva su “quantum” de vitalidad adormecida, ajustando el potencial psicofísico desarmonizado, y acciona a través de su energía infinitesimal potencializada.
La energía infinitesimal que dormita en el seno de una gota homeopática puede desatar el poderoso campo de fuerzas que acciona el psiquismo humano y que dirige su cosmos orgánico. Es tan grande la afinidad de la acción terapéutica homeopática con el equipo periespiritual del hombre, que los “chakras” o centros de fuerza del doble etérico captan esa energía liberada y potencializada, absorbiéndola por los vórtices irisados. Entonces se produce un amortiguamiento vibratorio de las energías en combinación con el medicamento homeopático, permitiendo la condensación hacia la intimidad del cuerpo físico. La energía liberada y potencializada de las “altas dosis” homeopáticas se concentran con cierta rapidez en la región áurica del cráneo, convergiendo vigorosamente hacia la región cerebroespinal, diseminándose poco a poco, por las zonas de los plexos nerviosos braquial, cervical y dorsal, alcanzando inmediatamente el plexo solar, situado en la región abdominal. Bajo la influencia de esa carga energética y poderosa, el sistema nervioso trabaja activamente y restablece el metabolismo del sistema endocrino debilitado, incidiendo gradualmente en el equilibrio de todas las funciones orgánicas perturbadas. La glándula hipófisis, que es la regente del cosmos orgánico del hombre, se renueva y se conjuga con la epífisis, formándose un puente con la esfera mental y psíquica, aportando para el cuerpo físico todas las energías disponibles y activadas por la dosis infinitesimal homeopática. El periespíritu, maravilloso potencial de fuerzas y responsable por el equilibrio del organismo carnal, acelera su producción energética, ni bien recibe el refuerzo dinámico de la alta dinamización homeopática.
Pregunta: ¿Existe alguna relación entre los pases y radiaciones, tan comunes en las prácticas espiritas y los efectos homeopáticos en el hombre?
Ramatís: Es tan importante la relación del potencial homeopático con ciertos recursos adoptados por el Espiritismo en sus trabajos prácticos, que podríamos decir, comparativamente, que la dosis homeopática en su 100.000 a dinamización equivale al agua fluidificada por excelentes médiums, o al efecto producido por un efectivo pase magnético de acción continuada. Los ocultistas saben, que la dinamización homeopática potencializada, del alma vital de la planta, del mineral o de la sustanci tóxica extraída del animal, producen un poderoso campo de éter físico que se subordina al control instintivo del enfermo en su ansiedad por curarse. La Mente Divina es el principio coordinador de la creación cósmica y se manifiesta a través del alma del hombre, conforme a su capacidad. Obviamente, actúa durante la enfermedad, orientando al paciente para que utilice las energías con cierta urgencia a los fines de restablecer su armonía y salud a través de los cambios vitales orgánicos, fortaleciendo los sistemas dinámicos del cuerpo. La energía emanada del alma vital de la especie vegetal, mineral o animal, se manifiesta en forma de un poderoso eterismo que es potencializado por la dinamización homeopática. Bajo la dirección oculta de la mente de la persona, en sintonía y coordinación con la Mente Divina, esa energía acciona como un catalizador, especie de fermento etérico, que despierta energías latentes, acelera los campos electrónicos y produce las reacciones necesarias para retomar el equilibrio de la salud. Todo eso, es una operación que sucede en el campo mental y desde allí en adelante, sufre toda suerte de interferencias, para el mejor aprovechamiento de las fuerzas que le son puesta a su disposición.
A través de las prácticas espiritas, los enfermos readquieren su salud por la terapia de los pases y radiaciones, sucediendo lo mismo, con el medicamento homeopático de acción enérgica en el mundo infinitesimal del ser. En ambos casos queda aprobado el poder asombroso de la mente humana en la faz de la reconstrucción orgánica y de la armonía psíquica, cuyo trabajo en el silencioso laboratorio del alma y sin el conocimiento consciente del hombre, le asegura el equilibrio de la vida. La misma Ciencia dice, que la materia y la energía son diferentes modalidades vibratorias pero de una misma cosa; cuando la energía libre baja en dirección a la vida física, se constituye en materia o en estado de energía condensada. En consecuencia, el peri-espíritu -molde y matriz preexistente en el hombre- bajo la acción inteligente de la mente y a través de su campo energético acumulado, munido de su poder químico trascendental, aglutina la energía libre a su alrededor, bajando luego hacia la materia viva, a fin de sustentar las vidas inferiores que conforman el cuerpo físico y determinan su prolongación en la materia.
Pregunta: El Espiritismo ofrece a sus adeptos los valores sublimes de la adoctrinación, los que aplicados conscientemente producen su mejoría moral y los vuelca a un orden superior. Mientras tanto, según vuestras afirmaciones, la Homeopatía produce modificaciones psíquicas y mentales sin la intervención consciente del ser, a través de las dosis infinitesimales. ¿Nos podéis aclarar este punto?

Ramatís: Los médicos homeópatas experimentados prescriben la dosis después del examen psíquico del paciente; en verdad, se preocupan más por el enfermo que por sus síntomas aislados. Tienen especial cuidado de constatar el conjunto arquitectónico de la criatura, e indagan sobre las causas ocultas que puedan sufrir la influencia de la mente y del psiquismo perturbado del enfermo. Investigan, también, la síntesis de los síntomas reveladores y de qué manera se comporta el enfermo con las personas de su relación y el medio ambiente. En fin, debe ser la copia fiel de las actividades globales del individuo, en el binomio “psico-físico”, pues es de sentido común, que el sufrimiento y las vicisitudes cambian el padrón común de la actividad mental y psíquica del ser. Existe mucha diferencia entre la persona que goza de excelente salud corporal y aquel que vive acicateado por los dolores ulcerosos.
El homeópata, como el hábil ingeniero, antes de preocuparse por la grieta de una pared, se preocupa por la naturaleza del terreno que soporta el edificio. Por lo tanto, el ser humano debe ser examinado en su función coordinativa psíquica y anímica, antes de tratarlo como un simple agregado de moléculas y células, dado que estas últimas sufren la influencia de las variaciones registradas en el campo mental y emotivo.
Bajo lógico concepto, fue que Hahnemann consideró que la salud, como la enfermedad, viene de “adentro hacia afuera” y de “arriba hacia abajo”, regla ésta que forma el basamento de las prácticas homeopáticas. La terapéutica homeopática aplicada en razón del tipo psicofísico de la persona, produce reacciones de las cuales se sirve la mente del enfermo, para mejorar sus condiciones psíquicas. Efectivando la drenación y consecuente limpieza de los residuos enfermizos, las dosis homeopáticas eliminan los síntomas que afectan a la mente y hasta los sentimientos del enfermo, pues aplaca su irritación e intranquilidad. Conforme al tipo de medicación, se producen estímulos beneficiosos en el campo mental, que son verdaderas modificaciones o substituciones de estados morales del ser, impeliéndolo a mantener hábitos mejores.
El Espiritismo esclarece a las personas a través de sus principios superiores, provocando una constante renovación moral, mientras que la Homeopatía, es el complemento de esa manifestación espirita, porque además de eliminar la escoria mental y desahogar los sentimientos alterados, predispone al enfermo para que cultive valores morales superiores. El Espiritismo se dirige a la conciencia de la persona para esclarecerlo de su vida inmortal y lo invita a incentivar sus buenas costumbres morales, que le permitirán vivir en las futuras humanidades angélicas. La Homeopatía, por su acción positiva al modificar los estados mentales y emotivos, puede considerarse como un corolario del Espiritismo, en la función elogiosa de agilizar el camino psicofísico del enfermo, haciéndole aprovechar eficientemente los valores espirituales.
Pregunta: ¿Podríais ejemplificar todo ese aspecto de las relaciones entre la medicación homeopática y el estado mental y psíquico de los enfermos?

Ramatís: Dice la ley homeopática que “los semejantes curan a los semejantes”; por lo tanto, las sustancias tóxicas que producen estados mórbidos en “dosis masivas”, después de dinamizar-las inteligentemente y aplicadas en “dosis infinitesimales”, pueden curar casos cuyos síntomas mentales se asemejan. La ipecacuana, por ejemplo, administrada en dosis maciza, provoca vómitos y hemorragias de sangre rojo vivo y acceso de asma; después de dinamizada en dosis infinitesimales, cura los síntomas y enfermedades semejantes a las que produce. En el primer caso se suministra la ipecacuana en sustancia, “corporalmente”; en el segundo, la dosis infinitesimal es la energía del alma vital de la planta, destinada a curar los efectos semejantes. Es de sentido común, que ciertas drogas tóxicas y algunos entorpecedoras, como el opio, la morfina, el “aurum metalicum”, etc., influyen en la mente perniciosamente, dado que provocan distorsiones mentales, delirios alucinatorios, estados esquizofrénicos o melancolías en el psiquismo de la persona sana.
Pregunta: Perdonad nuestra insistencia, pero ¿podríais darnos un ejemplo específico de esa condición homeopática?

Ramatís: Nuestro mayor interés, es unificar las explicaciones que os entregamos, desde diversos ángulos, a fin de que la elucidación alcance todos los niveles mentales, puesto que nuestros temas son para todos los interesados en profundizar las causas ocultas, que promueven los hechos. Hay un tipo de cáñamo europeo conocido por “Pango” o “Diamba”, cuyo tóxico produce en el hombre sano, los más variados síntomas mentales, pues ataca el sistema nervioso, determinándole un estado de intensa exaltación, extensiva a todas sus percepciones emotivas, concepciones mentales y sensaciones, que se vuelven exageradas.
La exageración es el principal “síntoma mental”, que ese cáñamo provoca en sus intoxicados. Bajo la acción tóxica del “Pango”, las personas mansas, aun se vuelven más tiernas, placenteras y felices, mientras que las de fácil irritación se vuelven violentas, coléricas y rabiosas. Después se quejan de que los minutos les parecen horas y algunos pasos caminados, les parecen millas; sus ideas se agolpan y confunden en el cerebro, pudiendo llegar hasta el “delirium tremens”, histeria excesiva y a la subyugación total por las ideas fijas.
Bajo la ley del “similia similibus curantur” y para casos idénticos a los citados anteriormente, la Homeopatía prescribe la dosis de Cannabis indica, que es el llamado “cáñamo europeo” o vulgarmente dicho “Pango”, en dinamizaciones terapéuticas infinitesimal. Sin embargo, es conveniente comprender, que la Cannabis Indica no es el remedio homeopático indicado, para las personas atacadas por el tóxico del “Pango”, pero la medicación sirve para los enfermos que presentan síntomas idénticos, a los que provocaría el cáñamo “Pango”. Aquello que en sustancia o dosis macizas provoca determinados síntomas enfermizos, físicos y mentales, después los cura en la dinamización de las dosis infinitesimales.
De la misma forma, la dosis homeopática de la Ignatia Amara, cura las grandes contradicciones del espíritu y los estados súbitos de pesar a los de alegría, o viceversa, así como los temperamentos excesivamente caprichosos, las tendencias a la melancolía y al llanto sin motivo alguno, se debe a que la haba de San Ignacio, originaria de las Filipinas, produce los mismos síntomas mentales a quienes las comen inmoderadamente. El Helleborus Niger, planta medicinal de la familia de las Liláceas, cuando intoxica, provoca un estado de postración física, deja al enfermo silencioso, o habla estupideces; además, se vuelve sumamente melancólico y sin gobierno espiritual, dando la impresión que su cuerpo no obedece, mientras tanto, dinamizada en forma de dosis homeopática, cura todos esos tipos de enfermedades. Por eso, es que la Belladona y la China han curado casos de delirio o locura, aplicada en dosis homeopática, porque esas sustancias proporcionada en dosis macizas e inmoderadas, provocan tales síntomas, como ocurrió en los tratamientos epidémicos de las gripes y malarias.

Pregunta: ¿Qué diferencia existe entre tener “fe” en la Homeopatía para ser curado y el tener “fe” en el Espiritismo para ser redimido?
Ramatís: La fe, que muchas personas juzgan ser necesaria para obtener éxito en el tratamiento homeopático, no es una creencia o estado místico religioso, que el paciente debe asumir’ obligatoriamente para poder curarse. La fe, en ese caso, es la confianza, el optimismo y la simpatía del enfermo. De ahí, que despierta su naturaleza receptiva y se vuelva positivamente dinámico en su campo mental y astro etéreo, favorablemente electivo para la absorción de la energía dinamizada, suministrada por la dosis homeopática.
El pueblo presiente, debido a su innata intuición, que la Homeopatía es una medicina de acción energética, que se introduce en el mundo imponderable; es menos medicamento y más energía. Y, como éstas accionan sobre el psiquismo, las dosis deben ser tomadas con confianza, aunque su apariencia parezca inocua o simple agua destilada. Además, la fe implica paciencia y tranquilidad, estado de espíritu óptimo para alcanzar éxito en la terapia de las dosis infinitesimales. Las curas milagrosas, siempre se hicieron bajo un estado muy particular de fe, contribuyendo a dinamizar las propias energías en favor de la creencia y del taumaturgo o del santo a que acudieron. La fe agrupa las fuerzas mentales dispersas y las conduce a un punto dado o centro acumulativo, transformándolas en poderosas palancas, que en una fracción de segundos, produce el “milagro” tan en boga en la creencia popular.1

1 “Eso prueba que existen energías fabulosas en lo íntimo de cada ser, que al ser dinamizadas por un esfuerzo mental poco común, o por un estado de fe o confianza absoluta, se unifican y producen, lo que el vulgo llama de milagro. Son energías que destruyen lesiones, bajan o elevan la temperatura accionando los centros térmicos; purifican la linfa de la vida y electrizan el corazón. Sin embargo, no pueden ser curados todos los enfermos. El enfermo debe ir ¡il encuentro del curador y hacerse electivo a la cura…” Trecho extraído del Cáp. XXIII, “Jesús, Sus Milagros y Efectos” de la obra El Sublime Peregrino, de Ramatís. Edición Kier S. A. – Av. Santa Fe 1260, Buenos Aires, Rep. Argentina.
Esa fe tan pregonada para alcanzar éxito homeopático, es de similar afinidad a la fe de las personas, que ponen todo su empeño para ser curadas por los llamados “curadores del alma” que operan bajo la doctrina espirita. No basta creer en la Homeopatía para adquirir la salud sin violencias o intoxicaciones no agradables; es necesario confiar y mostrarse electivo, deseoso y receptivo a esas dosis tan diminutas. De igual forma, que no basta creer en los postulados espiritas, sino que se debe tener la fe, que es fruto del ánimo, de la buena disposición, confianza y receptividad. De ahí entonces, que el enfermo tanto se cura por la Homeopatía, por la sugestión, por los pases mediúmnicos o de los magnetizadores, porque ese estado de fe, fue generado con entera confianza y optimismo.
Pregunta: ¿De qué forma contribuye la filosofía espirita para el éxito de la Homeopatía?
Ramatís: El Espiritismo es una doctrina optimista y esclarece al hombre respecto a su inmortalidad y redención espiritual, a través de las vidas sucesivas. Relata el encuentro venturoso entre los familiares queridos en el Más Allá, demuestra que el Mal es relativo a las condiciones evolutivas del ser, no hay castigos eternos por parte de Dios, sino caminos apropiados para la recuperación del tiempo perdido. El sufrimiento es purgación y limpieza del periespíritu sobreviviente, o “vestido nupcial” del espíritu, que se prepara para un día conseguir el ingreso definitivo en las comunidades angélicas del Edén. La vida física es ilusoria y transitoria, apenas es un simple banco escolar, donde el espíritu aprende el alfabeto espiritual para luego entender el lenguaje de los planos angélicos.
En el seno de la doctrina espirita, los buenos médiums todavía prueban la vida espiritual a través de las comunicaciones mediúmnicas, materializaciones y voces directas, que ponen de manifiesto la identidad de las personas fallecidas. Además, efectúan pases, proporcionan el recetario curativo en forma gratuita y realizan operaciones asombrosas. En fin, por medio de esos abnegados trabajadores, los espíritus enseñan, esclarecen, confortan, ayudan, curan y renuevan la mente humana para que prosigan su camino de ventura eterna. Obviamente, la doctrina espirita es una de las más valiosas contribuciones para la Homeopatía, porque sus adeptos no pueden ser pesimistas, tristes, desesperados o rebeldes, porque aprendieron que son seres inmortales; por lo tanto, el dolor es transitorio y útil y despoja al espíritu de su bagaje animal.
La desilusión en el mundo carnal, impulsa al hombre a buscar compensaciones en el mundo espiritual; la necesidad de alivio para los dolores tremendos, les hace desear la muerte, que es liberación. Todos los días se producen transformaciones en los seres, cambiándoles el aspecto físico y agradable de la niñez para la figura decrépita del viejo; las alternativas de placer y dolor, riqueza o pobreza, exaltación o humillación, convencen a las personas que viven en un mundo inseguro y decepcionante, como el náufrago que se posa en las arenas movedizas. Todo eso conduce al pensamiento humano a confiar en otras posibilidades de vida, más provechosa y pacífica, donde pueda vivir sus ideales, que son frustrados por la inestabilidad de la vida material. Sin lugar a dudas, que esa condición que el Espiritismo crea en las personas, es un estado de espíritu ideal y electivo para el éxito de la Homeopatía. La vivencia humana bajo el mensaje espirita es un estado de “fe” que elimina fronteras y acerca al hombre a su fuente de recuperación física.
Pregunta: ¿El recetario mediúmnico en base a la homeopatía, tiene mayor eficacia en aquellos que le depositan fe?
Ramatís: En verdad, las personas habituadas a la 5ª dinamización y que ha sido generalizada por el recetario mediúmnico, no creen que la homeopatía pueda causar reacciones o modificaciones en el cuerpo enfermo. En general, desconocen las altas dosis de 100, 500, 1000 o 10.000 dinamizaciones, cuya reacción atómica es profunda y penetrante en la contextura del periespíritu, arrastrando toxinas, drenando residuos y provocando transformaciones importantes, que necesitan receta médica. El recetario mediúmnico homeopático, sin embargo, alcanza muchos efectos positivos, aunque se trabaje exclusivamente con la 5ª dinaminzación, pues lo correcto es cuando se acierta con la dosis que coincide con el tipo electivo del enfermo.

Pero, si los médium recetan remedios homeopáticos sin darle la importancia científica que merece, y aun se los mezcla con infusiones de hierbas, leche o café u otras drogas medicamentosas, es preferible que sólo pagina 133
Fin

El ‘templo’ de la homeopatía, pagado por los madrileños

El ‘templo’ de la homeopatía, pagado por los madrileños

Esperanza Aguirre destinó 1,7 millones a recuperar el Instituto Homeopático

JAVIER SALAS Madrid 26/01/2011 08:00

Con dosis ínfimas de una sustancia que provoca alguna enfermedad, con esas dosis muy pequeñas, se cura esa enfermedad”, resumía Esperanza Aguirre su visión de la pseudomedicina homeopática, una lectura de las supuestas capacidades de estas terapias que carecen de respaldo científico. La presidenta de los madrileños realizaba este discurso en enero del año pasado, durante la inauguración del Instituto Homeopático y Hospital de San José, un “centro de referencia nacional de la divulgación científica”, definió. En realidad, se trata del mayor centro de difusión de las llamadas terapias no convencionales, en el que se divulgan estas técnicas e incluso se pasa consulta.

El lunes se presentó allí la sociedad Semefarte, un lobby para difundir presuntas terapias como elreiki, las flores de Bach y la aromaterapia. Aguirre estaba invitada al acto pero finalmente no acudió “por cualquier cosa”, según fuentes de la presidencia madrileña. La sociedad, que tendrá como sede el propio instituto, está financiada por la industria que comercializa estos tratamientos con la intención de divulgarlos y conseguir un diálogo con las autoridades que ayude a regularlos.

La presidenta lo alabó como «centro científico de referencia»


El centro, que se levantó hace 133 años en la calle Eloy Gonzalo de Madrid, se restauró recientemente después de tres décadas cerrado por su mal estado. Las obras para recuperar el edificio se justificaron después de que Alberto Ruiz-Gallardón lo declarara Bien de Interés Cultural en su etapa de presidente madrileño. La Comunidad de Madrid puso 1,7 millones de euros de los más de tres que costó el lavado de cara y de cimientos.

Aguirre expresó su “satisfacción por poner a disposición de los madrileños” este centro de “enseñanza e investigación científica”. Un centro que pertenece a una fundación presidida por Adolfo La Fuente, vicario general de Fundaciones del Arzobispado de Madrid, dueña del edificio.

Cientos de ‘suicidios’ el 5 de febrero

Ciudadanos de 24 países tienen previsto suicidarse conjuntamente a las 10.23 horas del día 5 de febrero. Sin embargo, el evento, que tendrá lugar en 50 ciudades (incluidas Madrid, Barcelona, Gijón, Zaragoza y León), no debe alertar a las autoridades de estos lugares. Únicamente se trata de provocarse una sobredosis de productos homeopáticos como parte de una protesta masiva global contra estos presuntos remedios alternativos. “La mayoría de la gente no sabe que las pastillas homeopáticas no son remedios naturales. Incluso los homeópatas reconocen que sus pastillas no contienen nada más que agua y azúcar”, aseguran los organizadores del evento, que impulsa la Sociedad Escéptica Merseyside a través de la web www.1023.org.uk.